Linea Oeste

Sembrando vida en la Comuna 10

23/09/2021
Sembrando vida en la Comuna 10

El 29 de agosto se celebró en la Argentina el día del árbol, es probable que este festejo nos haga recordar el trabajo realizado por Carlos Thays  (arquitecto, paisajista y urbanista francés)  quien fomentó desde la Dirección de Parques y Paseos de la Ciudad  el crecimiento del arbolado público, como también el desarrollo de obras paisajísticas, la creación de plazas, espacios verdes y del Jardín Botánico, pero en realidad  esta jornada nació en el año 1900 tras la intervención del  Consejo Nacional de Educación, al impulsar la creación de un día especial, para concientizar a la ciudadanía sobre la necesidad del cuidado y la protección de las superficies arboladas.

 

Los árboles  tienen un papel fundamental en el cuidado del ecosistema, dado que al ser considerados los pulmones del mundo  inciden en los ciclos hidrológicos, previenen la erosión de la tierra, liberan oxígeno y regulan el clima, además representan el lugar natural de vida de muchas especies del reino vegetal y animal. A la vez son una fuente de materia prima para las industrias de la madera, papel, combustible, medicamentos, caucho, resinas y alimentación. Muchas veces el ánimo de lucro o el espíritu cruel de la codicia,  determinan la explotación desmedida de los mismos, las consecuencias de esta actividad descontrolada suelen ser la deforestación, el agotamiento de los recursos naturales y el efecto invernadero.

 

Evidentemente existe una estrecha vinculación entre los árboles y los seres humanos, pensemos por un instante lo que nos sucede al pasar por un bosque, es probable que existan personas que solo vean  leña para hacer fuego o un medio para hacer dinero, sin embargo otras en la misma situación  pueden percibir con sus sentidos, el accionar de las fuerzas de la naturaleza, apreciando entre otras cosas la forma en que los árboles atrapan la brisa, para luego transformarla con el leve murmullo de sus hojas, en diferentes sonidos. Al ser los eternos compañeros de la humanidad se encuentran asociados con mitos, tradiciones y acontecimientos culturales de los pueblos, por lo que  adquieren un enorme valor simbólico.

 

 Nuestra ciudad cuenta con una buena cantidad de árboles históricos, entre ellos el Pacará de Segurola,  a cuya sombra el sacerdote Saturnino Segurola  aplicaba  la vacuna contra la viruela a la población, eso ocurrió durante las primeras décadas del siglo diecinueve. El ejemplar  original fue plantado alrededor de 1770  permaneciendo de pie hasta 1990 cuando fue retirado por su mal estado de conservación, para ser reemplazado por otro, que fue obtenido de sus semillas, el cual podemos observar  en la plazoleta Dr. José Luis Romero, situada entre las calles Puan  y Baldomero Fernández Moreno a poca distancia del parque Chacabuco. De la misma manera se puede mencionar el Árbol de Guernica, nacido de un retoño de aquel roble sagrado,  el que simboliza la libertad del pueblo vasco, que fue instalado en su momento  a metros del monumento al fundador de la ciudad, Don Juan de Garay, en la plazoleta 11 de Junio de 1580  o el algarrobo de Pueyrredón,  fiel testigo del encuentro entre los generales San Martín y Pueyrredón. Un retoño del mismo fue extraído de la chacra de Pueyrredón, en San Isidro, para luego ser transplantado  en la plaza General Pueyrredón, conocida popularmente como Plaza Flores, fue en el año 1966 en el marco  de los festejos del 150º aniversario de la declaración de la  Independencia. Asimismo, esta gran urbe posee  plantaciones notables, por ejemplo, las casuarinas de la Plaza Arenales, en Villa Devoto.

 

 El día 6 de agosto del 2015 la legislatura porteña sancionó la ley Nº 5337 por medio de ella, El Tala (Celtis Tala) fue declarado especie representativa de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por su carácter autóctono y valor histórico. Teniendo en cuenta que es un árbol emblemático,  se estableció la obligación de preservar los ejemplares existentes,  dando prioridad a su plantación en plazas y parques, promoviendo en ese sentido su difusión en los ámbitos educativos. Al respecto vale aclarar que formaba parte del  bosque natural de la región, ocupando los terrenos altos, cercanos al Río de la Plata.

 

Al propio tiempo tenemos que citar dos hechos de gran importancia, que ocurrieron en el ámbito de la Comuna 10 y que se encuentran vinculados con el trabajo realizado por  los integrantes de la Asamblea Barrial de Villa Luro. El primero de ellos fue la  recuperación por medio de los mecanismos de la democracia participativa, de la plazoleta Alice Domon y Leonie  Duquet (las monjas francesas que  dieron  testimonio de su fe y compromiso cristiano luchando por la defensa de los derechos humanos durante la última dictadura cívico militar, ambas fueron víctimas del terrorismo de estado) ubicada en la intersección de las calles Cajaravilla, Medina y Moreto. En relación con esto tenemos que destacar la intervención del entonces legislador Edgardo Form, quien logró su puesta en valor, considerando que  la misma se encontraba en total estado de abandono. A partir de ese momento la marcha  “Orletti –Olimpo”, que se realiza anualmente para recordar y homenajear a los compañeros detenidos desaparecidos, comenzó a pasar por ese sitio.

 

El  día 16 de marzo del 2018 el piso de esa plazoleta amaneció pintado con una gran cantidad de pañuelos blancos, los cuales estaban dispuestos alrededor de un palo borracho, que se encuentra emplazado en su centro, en esa oportunidad y con mucho entusiasmo los miembros de dicha Asamblea plantaron otro palo borracho, en uno de sus costados. Con el paso del tiempo, ese solar comenzó a ser mencionado por la energía que brota desde allí, fruto de ese árbol, el de la resistencia, vinculado a una leyenda de los pueblos originarios que vivían a orillas del río Pilcomayo, quienes lo llamaban mujer o madre pegada a la tierra.

 

En lo que respecta al segundo suceso aconteció al año siguiente a pocas cuadras de allí,  en la parroquia de San Francisco Solano. Fue el  día 11 de mayo del 2019 cuando se realizó un homenaje al padre Carlos Mugica, a 45 años de su crimen. Finalizada la ceremonia y recordando aquella frase que dice, quien sabe lo que siembra no le teme a la cosecha,  un grupo de vecinos de  la Asamblea Barrial de Villa Luro, procedió a plantar un olivo, que después fue bendecido,  en este caso frente a una placa que se encuentra instalada en las paredes exteriores del templo, conmemorativa de su asesinato  y que expresa lo siguiente: Padre Carlos Mugica  - 11 de mayo de 1974 -   Después de celebrar la misa cayo aquí victima de aquellos a quienes molestaba su ardiente palabra y acción impulsadas por la fuerza del evangelio en favor de los humildes del pueblo. “Señor quiero estar con ellos a la hora de la luz”.

 

 El Árbol de la Resistencia y el Olivo de Mugica  tienen la particularidad de  transmitirnos con la fresca luz de sus matices, un mensaje de esperanza, uniendo pasado y futuro en nuestro camino; al contemplarlos nos invaden diferentes sensaciones, de esa manera  alcanzamos a ver  el desarrollo de profundas raíces que se extienden por toda la barriada o el crecimiento de hermosos follajes, cargados de valores humanos. Todo árbol se conoce por sus frutos, pues con  ellos y  junto a esos vientos de libertad, que agitan  banderas por la memoria, la verdad y la justicia construimos algo fundamental,  nuestra identidad barrial.

 

De este modo, los villalurenses  reafirmamos el sentido de pertenencia al lugar; un sentimiento que está firmemente asociado a la inauguración del Apeadero Villa Luro   (1-12-1911 - día del barrio -) una parada que nació entre pastos proletarios y que fue esencial para los primeros pobladores. Con su habilitación empezaron a llegar  las primeras señales de progreso al barrio, gracias a la mágica experiencia generada por el paso del tren;  marchando sobre esos legendarios rieles del oeste, con su acero templado al calor de épicas luchas sociales, aquellas que fueron organizadas desde las bases y llevadas adelante por  los trabajadores ferroviarios.

 

Jorge Luis Santiso

Integrante de la Asamblea Barrial de Villa Luro



 
 

Publicidad

  • Av. Rivadavia 10950
    4641-7000

Es el Visitante N°: 6241

Staff LINEA OESTE

Directora Propietaria: Nora B. Mestre

Diseño Diagramación Ed. Impresa: Daniel Klodi

Colaboradores: Lara Varela

Registro Prop. Int: RL-2018-42506902-APN-DNDA#MJ

 

Contáctenos

Correo electrónicos:

lineaoestenoticias@gmail.com

Dirección:

Pasaje el Trébol 6947 Cap. Fed. (1408)

Teléfonos:

4641-0997

Redes Sociales

Seguinos en: