Linea Oeste

Por todas las Ramonas

20/05/2020
Por todas las Ramonas

Una mirada desde la Villa Cildáñez y el entramado solidario que lo sostiene.

Por Fabio Oliva, integrante de la Mesa de Salud de Cildáñez.

Nos sumamos al grito desgarrador pidiendo justicia por Ramona, como una bandera de lucha y un homenaje a todxslxscompañerxs que ponen el cuerpo y dejan la vida en los barrios populares para dar visibilidad y defender derechos que fueron vulnerados. No son poblaciones vulnerables, como una etiqueta de nacimiento que busca segregar y estigmatizar, justificando que si están así es porque algo habrán hecho. Son poblaciones que han sufrido las consecuencias de un sistema competitivo y desigual que busca imponerse desde hace más de 500 años, iniciado con la colonización y el genocidio de los pueblos y sus culturas originarias. En palabras del gran filósofo argentino Enrique Dussel “el COVID-19 ha jaqueado al mito de la Modernidad, (…) ha mostrado los límites éticos absolutos del modelo económico mundial, que sólo ha concentrado sus preocupaciones en la ganancia y no en la realización plena de las personas y las comunidades“. Hay que volver a las culturas originarias donde lo comunitario era la base de las relaciones y el respeto de la naturaleza el eje que organizaba la vida.

El tejido social y solidario, el cuidado del otro como un hermano, es parte de la identidad de los barrios populares, es el entramado que permite sostenerlos frente a tanta injusticia y dar la pelea por superar un sistema que promueve la violencia y la muerte y del cual la pandemia  puso en evidencia que está agotado. Por eso la muerte de una referente como Ramona, un símbolo de las miles de mujeres que reconstruyen el tejido social, tejedoras de vínculos y relaciones solidarias en cada cuadra, defensoras de la vida como valor supremo, atendiendo en un merendero al que tiene hambre, dando abrigo al que tiene frío, compañía al que está solo, nos duele en el alma y nos impulsa a redoblar la lucha y el compromiso. La muerte de Ramona y la lucha de todas las villas es un hito más de resistencia a ese sistema que hoy encarna la desidia y la soberbia del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

El territorio

Villa 6 o Villa Cildáñez es parte del barrio Parque Avellaneda en la Comuna 9 en el sudoeste de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Uno más de los barrios populares que se asentaron en las zonas marginales que la especulación inmobiliaria fue dejando disponibles y que resistieron a la última dictadura militar que por la fuerza intentó erradicarlos. En este caso una zona baja, inundable, en los márgenes del arroyo Cildáñez al cual, entubado desde 1965, también se pretendió invisibilizar como al barrio, para tratar de dominarlo y que no se vea que arrastra una altísima contaminación que desemboca en El Riachuelo. El arroyo, cada tanto, nos hace recuperar la memoria, nos muestra que sigue ahí, clama porque lo respetemos y reconozcamos que es una fuente de vida que está sufriendo y es parte de la identidad del territorio. La última vez que se manifestó fue en el año 2013 y las aguas del arroyo Cildáñez cubrieron el barrio llegando al metro y medio en algunas manzanas.

Las redes

El barrio también recuperó la memoria solidaria después de la inundación, lxschicxs y maestrxs de la escuela 8 DE 13 pintaron un mural que rezaba ¨si no hacemos algo nos tapa el agua¨.Impulsados por la consigna y por una historia de participación que desde 1989 viene recuperando el tejido social y sostiene en Parque Avellaneda una experiencia única de democracia participativa, se creó la RICC (Red Intercomunal de la Cuenca Cildáñez, 2013). Una red técnica, política y comunitaria para que, superada la emergencia, se planifique una política pública con participación popular que mitigue y revierta la situación. Desde allí es que se abrieron las puertas de Cildáñez para sostener un espacio en el barrio atento a fortalecer la riqueza y la diversidad de los vínculos, a tener una agenda comprometida con la voz que surge de las necesidades de los que no la tienen, a proponer una alternativa a las políticas que se diseñan en un escritorio y aterrizan causando más daño que el que deberían buscar solucionar, promoviendo que los funcionarios se sienten a trabajar en el diseño y la gestión de las políticas públicas en el territorio, poniendo en valor el saber popular de la gente como un aporte fundamental que garantice la efectividad de las políticas. Por eso, posteriormente se conformó la Mesa por la Integración Sociourbana (2014) entendiendo que la grave problemática de infraestructura y la falta de un proceso de urbanización que sume las voces del territorio eran claves para empezar a generar soluciones de fondo. Así se inició un proceso de mapeos participativos (2015), manzana por manzana, sumando a ACIJ (Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia), como un actor clave para elaborar el primer plano del barrio. Sí, aunque no lo crean, las villas y las diversas formas de uso del suelo que difieren del resto de la ciudad y que le dan una riqueza y un aporte que no contemplan los códigos, son solo una mancha en los planos. Recién ahora se empiezan a mapear los pasillos que son espacio público no reconocido y desde allí se abren posibilidades de enfrentar procesos de regularización que contemplen esas realidades.  

La Mesa de Salud

En ese camino en agosto de 2018 el CESAC 14, (Centro de Salud y Acción Comunitaria), la Salita para lxsvecinxs, se incendió y quedó hecha cenizas en el suelo como la crónica de una muerte anunciada. El edificio se había construido durante la dictadura en forma provisoria, con una arquitectura de paneles livianos y contaminantes, que llevaba 40 años en pie de milagro. Como en la inundación, el incendio activó aún más a las organizaciones del territorio que venían trabajando y rápidamente se armó una Mesa de Salud. Ésta integró a un grupo de trabajadores del CESAC 14 que pudo dar visibilidad a la terrible situación y sostener un proceso que logró que la Salita vuelva a abrir sus puertas a fines del año pasado. Para llegar a esa realidad hubo que sostener reuniones semanales que incluyeron visitas a la obra que expusieron e hicieron públicos los incumplimientos y los ocultamientos del Gobierno de la Ciudad. La Mesa de Salud logró que se modifiquen algunos de los graves errores del proyecto que se había realizado sin participación. La Salita incendiada tenía 900 m2 y se reconstruía con 600 m2 y por lo tanto, con una población mucho mayor, era claramente insuficiente.

Hoy la Mesa de Salud es el entramado diverso de organizaciones sociales, vecinos y trabajadores del CESAC 14 que está buscando que Cildáñez se organice para poder enfrentar la pandemia sin tener que lamentar ninguna muerte. En estos días continuamos aprendiendo y nos solidarizamos con nuestros hermanos de la Villa 31 y el resto de las villas de la ciudad para encontrar las respuestas que incluyan la voz de lxsvecinxs, frente a las propuestas que llegan cerradas y que van directo al fracaso por despreciar la participación y desconocer las particularidades de los barrios. Creemos que todavía estamos a tiempo, si se dejan de lado las especulaciones y se configura una Mesa de Trabajo que tome las decisiones en el territorio y respete los acuerdos, donde el Gobierno de la Ciudad se haga responsable y ponga a disposición y sin dilaciones todos los recursos del territorio más rico de la Argentina. Además se deberá convocar a la Nación poniendo a disposición Programas integrales y a la Provincia de Buenos Aires entendiendo que somos parte de un AMBA que nos configura y condiciona regionalmente. Si eso sucede estaremos dando un paso fundamental hacia un sistema distinto de relaciones estado-sociedad, hacia un modelo de democracia participativa que permita enfrentar esta coyuntura y empezar a hacer realidad el desafío que sigue, una respuesta de fondo a la injusticia de las villas de la Ciudad y de nuevo citando a Dussel “una transición a largo plazo en todos los campos para que la humanidad pueda habitar este planeta dignamente, pero al servicio de la vida, sin exclusión ni dominación, y sobre todo sin el egoísmo de unos por encima de todas y todos”.


 
 

Publicidad

  • Av. Rivadavia 10950
    4641-7000

Es el Visitante N°: 15738

Staff LINEA OESTE

Directora Propietaria: Nora B. Mestre

Diseño Diagramación Ed. Impresa: Daniel Klodi

Colaboradores: Lara Varela

Registro Prop. Int: RL-2018-42506902-APN-DNDA#MJ

 

Contáctenos

Correo electrónicos:

lineaoestenoticias@gmail.com

Dirección:

Pasaje el Trébol 6947 Cap. Fed. (1408)

Teléfonos:

4641-0997

Redes Sociales

Seguinos en: