Linea Oeste

Otoño complicado para la arboleda del Parque Avellaneda

30/05/2020
Otoño complicado para la arboleda del Parque Avellaneda

Continúan los trabajos de tala de árboles de gran valor patrimonial en el Parque Avellaneda. Tal como informáramos en una edición anterior, además de derribar el emblemático Ginkgo biloba que se ubicaba en las cercanías de la calesita, se siguen podando y extrayendo injustificadamente otros ejemplares. Es por esto que los integrantes de la Mesa de Trabajo y Consenso (MTC), donde participan vecinos, trabajadores y Gobierno de la Ciudad, en la Gestión Asociada del parque, denuncian dicha situación anunciando la peligrosidad que conlleva la irresponsable e indiscriminada mutilación de los ejemplares que habitan en el segundo pulmón verde de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.  
El estado  actual de la administración del parque es irregular, ya que el Gobierno de la Ciudad no ha nombrado al sucesor de la gestión saliente, encontrándose acéfala. Este vacío institucional ocurre al mismo tiempo que se desarrolla una pandemia mundial, que obliga a los vecinos  a resguardarse en sus casas,  dificultando el diálogo y la participación en general, y la toma de decisiones relacionadas a las actividades de mantenimiento que se realizan en el Parque Avellaneda en particular.
Sabido es que las investigaciones científicas acerca de la influencia de los grandes parques en las zonas urbanas registran efectos muy positivos. Algunos de ellos son:  la creación de un microclima local, con una disminución de la temperatura ambiente debido a la sombra y evapotranspiración de los árboles;  reducción de la contaminación del aire absorviendo los compuestos gaseosos e interceptando los contaminantes atmosféricos sólidos; facilitación de la infiltración del agua en el suelo reduciendo inundaciones;  contribución a la mejora del suelo aportando beneficios a su formación y textura en el desarrollo del ciclo de nutrientes, etc.
Sin embargo, los esfuerzos por fomentar la plantación de árboles en las zonas urbanas no son suficientes, ya que requieren a menudo para su establecimiento, períodos más largos de los que puede permitir la presión de una urbanización desmesurada. Esto se observa con frecuencia en el desarrollo de distintas obras públicas y privadas llevadas adelante en la  ciudad de Buenos Aires. 
Parecería que quienes toman este tipo de decisiones  priorizan los negocios antes que la salud y el bienestar de las personas, ya que se realizan sucesivas podas innecesarias y fuera de época, debilitando a la población arbórea existente y plantando nuevos ejemplares, que muchas veces son trasladados de una punta a la otra de la ciudad ,cuando adentro del mismo parque hay un  vivero municipal, facturando millonarias cifras, que se pagan endeudando a la ciudad.
Nuevamente en diálogo con éste periódico, la Ingeniera Agrónoma y vecina de Parque Avellaneda Patricia Costantini, nos informa la situación actual en dicho parque: “Se cortó un Ginkgo biloba centenario, tras años de falta de mantenimiento y sin peligro de caída; se cortó un Eucalyptus crebra de 120 años cercano a la casona (ejemplar del que sólo existían tres en la ciudad de Buenos Aires, dos en el Parque Tres de febrero y el citado) y sin peligro de caída; también talaron olmos y otros árboles; se está podando en mayo, época no favorable ya que están cayendo las hojas de los árboles y se pierden reservas necesarias para elaborar raíces absorventes. En una época en que debemos replantearnos la importancia de los árboles para nuestra salud, suceden estos hechos. En plena cuarentena nos están quitando parte de nuestro patrimonio histórico natural e incumpliendo la Ley 1153/03.”
Por esta razón, la MTC del Parque Avellaneda convoca a los vecinos a sacar fotos cuando salgan a hacer las compras cerca del parque y observen si siguen mutilando los árboles. Continúa la ingeniera Costantini: “Los invitamos a participar del Grupo de Arbolado, enviando las fotos del problema detectado al siguiente correo electrónico mtycparqueavellaneda@gmail.com . De forma organizada podremos detener este delito.”
Por último, los integrantes de la MTC exigen a los funcionarios del Gobierno de la Ciudad una planificación participativa del patrimonio arbóreo del parque, que respete la ley 3042/09 APH (Área de Patrimonio Histórico) Parque Avellaneda, que menciona claramente que “el objetivo es preservar y mantener las características de su ecosistema, impidiendo deterioros o impactos en el mismo” y en cuanto a la  Forestación dice: “Cualquier intervención referida a las masas arbóreas que por sus características particulares de tamaño, edad, valor simbólico, etc., gozan de una especial valoración, deberá ser consultado el Organismo de Aplicación, quedando prohibida la tala o transplante de las especies vegetales de valor paisajístico”. También reclaman a la Dirección General de Arbolado dependiente de la Secretaría de Atención Ciudadana y Gestión Comunal, que cesen inmediatamente estas acciones y redirija sus esfuerzos en el verdadero mantenimiento del arbolado del parque.

Ana Laura Ruoti


 
 

Publicidad

  • Av. Rivadavia 10950
    4641-7000

Es el Visitante N°: 15738

Staff LINEA OESTE

Directora Propietaria: Nora B. Mestre

Diseño Diagramación Ed. Impresa: Daniel Klodi

Colaboradores: Lara Varela

Registro Prop. Int: RL-2018-42506902-APN-DNDA#MJ

 

Contáctenos

Correo electrónicos:

lineaoestenoticias@gmail.com

Dirección:

Pasaje el Trébol 6947 Cap. Fed. (1408)

Teléfonos:

4641-0997

Redes Sociales

Seguinos en: